Cómo elegir el tipo de apertura

Hay varias opciones de aperturas que pueden resultar interesantes en función del ambiente, de la decoración interior de la estancia, de sus prestaciones, del precio final o de sus necesidades. Una de las principales ventajas del aluminio es que se pueden combinar todos los tipos de aperturas en combinaciones prácticamente ilimitadas.

marcofijoHay que tener en cuenta que algunos tipos de cerramiento o de apertura no soportan dimensiones demasiado granes o demasiado pequeñas, por lo que es aconsejable que consultemos al constructor o al arquitecto acerca de las medidas y posibilidades de aberturas para su proyecto. Nosotros también le podemos asesorar para elegir el tipo mas adecuado para sus necesidades.

Una vez que tenemos definidas las medidas del hueco a cerrar, podremos elegir el tipo de cerramiento entre estas opciones:

Panel Fijo (marco fijo): Se trata de un marco o un bastidor en el que se insertan directamente los cristales y que no permite aperturas. Se puede utilizar de forma independiente en espacios donde interese permitir la entrada de luz o combinado con otras aperturas para rellenar espacios inferiores o superiores que no es necesario que sean accesibles.

corredera Apertura corredera: Se trata de un cerramiento en el que el espacio está dividido en varias hojas (mínimo 2) que se desplazan en sentido lateral. En las hojas se insertan los cristales que pueden ser de diferentes tipos. Los cerramientos con hojas correderas pueden incorporar 2, 3, 4 o 6 hojas.

Apertura practicable: En este tipo de aperturas, las hojas se abren hacia el interior y hacia los laterales, permitiendo la limpieza del vidrio por la cara interior y exterior. Los cerramientos practicables suelen ser de una o dos hojas.

oscilobatienteSi la ventana se va a utilizar en un ambiente donde haya elementos de trabajo (mesas o escritorios) o espacios de paso, se deberá tener en cuenta el recorrido que hace la apertura de las hojas.

En el caso de las puertas, generalmente estas son de marco abierto (sin umbral) por la parte inferior. Si las dimensiones del hueco son importantes, el cerramiento se puede complementar con elementos fijos laterales o superiores para que la hoja tenga unas medidas razonables.

oscilobatienteVentana oscilo-batiente: Es una variación del sistema practicable, aunque en este caso disponemos de dos movimientos de apertura. Un movimiento como banderola para ventilación y otro como practicable.

La apertura superior es una ventaja importante sobre las aperturas practicables, ya que permite la ventilación de la estancia sin que haya movimientos de la hoja.

batienteVentana banderola o batiente: Este cerramiento se utiliza únicamente como ventana en espacios de servicio.

Su funcionamiento es parecido al de la apertura superior de la oscilo-batiente, permitiendo la apertura de la hoja hacia el interior hasta los 45º. Esta limitación hace que este tipo de apertura no sea aconsejable para cerramientos de paso.

Ventana proyectante: Es un tipo de cerramiento que también se utiliza únicamente como ventana. Tiene la ventaja que impide la entrada de lluvia mientras esta se mantiene abierta y es un tipo de cerramiento muy utilizado en el norte de Europa.

batiente10batiente9Posee una apertura por la parte inferior hacia el exterior, generalmente con un brazo de empuje. Por su forma de abrir no permite colocar elementos de seguridad (rejas) o mosquiteras, y la limpieza del cristal exterior resulta un tanto complicada si no hay acceso desde el exterior.

Ventana de guillotina: Tampoco es una solución muy utilizada en nuestras comarcas, aunque tiene su utilidad como ventana de servicio. Las hojas tienen un movimiento vertical siguiendo unas guías laterales.

guillotinaGeneralmente incorporan unos compensadores que permiten regular la apertura de la hoja en diferentes niveles.

Comentarios cerrados.